Análisis: Mozart - Sonata K376 para Piano y Violín

01.02.2017

EXPOSICIÓN:
Parte A: va desde el compás 1 hasta el 15. Empieza con un enérgico tutti y continúa con el motivo principal en el piano y el violín acompañando con notas largas. En el compás 10 el piano pasa a acompañar hasta el compás 15.
Puente: compases 16 y 17. Recurso típico de Mozart basado en escalas ascendentes y descendentes, apoyándose en cromatismos y finalizando en una semicadencia en la dominante en el compás 18.
Parte B: Va desde el compás 19 hasta el 43. Empieza de nuevo el piano sólo y dos compases después, entra el violín a ritmo sincopado. En el compás 23 vemos un motivo que mas tarde recogerá ligeramente modificado, donde el violín se mantiene tocando notas a modo de ostinato mientras el piano acompaña. En lo compases 31, 32 y 33 realiza una pequeña flexión al tono de SOL, la dominante de la tonalidad actual, aunque rápidamente vuelve a DO mayor. A partir de aquí casi podría considerarse como un sub-tema dentro del tema B, que se desarrolla hasta el compás 42.
Coda: del compás 43 hasta el 47, una enérgica coda que finaliza muy suavemente con un acorde completo de SOL7 como apoyatura del DO mayor.
DESARROLLO:
Va desde el compás 48 hasta el 73. Empieza con el piano sólo, en DO mayor. En el compás 55 entra el violín y vuelve a la tonalidad de FA mayor hasta el compás 61, donde modulamos a RE menor. Entonces es donde el piano recupera algo parecido a el motivo del tema B, a modo de ostinato. El acorde FA7 nos lleva una tercera mas abajo, a la tonalidad de SIb mayor. Entonces es el violín el que recupera el motivo en ostinato mientras el acorde de RE7 nos lleva otra tercera hacia abajo, esta vez a SOL menor. En el compás 67 volvemos a FA mayor hasta el compás 73 donde finaliza el desarrollo.
RE-EXPOSICIÓN:
Parte A y Puente: repetición exacta de la parte A de la exposición.
Parte B: Se mantiene practicamente idéntica a la parte B de la exposición, pero en el tono de FA mayor. La flexión ocurre de nuevo sobre la dominante de la tonalidad actual, en este caso es DO mayor. La coda tambien es similar, incluso mantiene el final con la cadencia imperfecta, que sería perfecta si no estuviese debilitada por la apoyatura sobre el acorde de tónica.